RECOMENDACIÓN 193 OIT
 
Recomendación sobre la Promoción de las Cooperativas, 2002
 
RECOMENDACION: R193
Lugar: Ginebra
Sesión de la Conferencia: 90
Fecha de adopción: 03:06:2002
Estatus: Esta Recomendación fue adoptada desde 1985 y se considera actualizada.
 
La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:
 
Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 de junio de 2002, en su nonagésima reunión:
 
Reconociendo la importancia de las cooperativas para la creación de empleos, la movilización de recursos y la generación de inversiones, asi como su contrubución a la economía;
 
Reconociendo que las cooperativas, en sus diversas formas, promueven la más completa participación de toda la población en el desarrollo económico y social;
 
Reconociendo que la mundialización ha creado presiones, problemas, retos y oportunidades nuevas y diferentes para las cooperativas; y que se precisan formas más enérgicas de solidaridad humana en el plano nacional e internacional para fñácilitar una distribución más equitativa de los beneficios de la globalización;
 
Tomando nota de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 86.ª reunión (1998);
 
Tomando nota también de los derechos y principios contenidos en los convenios y recomendaciones internacionales de trabajo, en particular el Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930; el Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948; el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, 1949; el Convenio sobre igualdad de remuneración, 1951; el Convenio sobre la seguridad social (norma mínima), 1952; el Convenio sobre la abolición del trabajo forzoso, 1957; el Convenio sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; el Convenio sobre la política de empleo, 1964; el Convenio sobre la edad mínima, 1973; el Convenio y la Recomendación sobre las organizaciones de trabajadores rurales, 1975; el Convenio y la Recomendación sobre desarrollo de los recursos humanos, 1975; la Recomendación sobre la politica de empleo (disposiciones complementarias), 1984; la Recomendación sobre la creación de empleos en las pequeñas y medianas empresa, 1998, y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999;
 
Recordando el principio contenido en la Declaración de Filadelfia, según el cual "el trabajo no es una mercancia"; y 
 
Recoradando que el logro del trabajo decente para los trabajadores, dondequiera que se encuentren, es un objeto primordial de la Organización Internacional del Trabajo;
 
Después de haber decidido adoptar diversas proporsiones relativas a la promoción de las cooperativas, tema que contituye el cuarto punto del orden del dia de la reunión, y 
 
Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación,
 
adopta, con fecha veinte de junio de dos mil dos, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la promoción de las cooperativas, 2002.
 
I. Ambito de aplicación, definición y objetivos
 
1. Se reconoce que las cooperativas operan en todos los sectores de la economía. Esta Recomendación se aplica a todos los tipos de formas de cooperativas.
 
2. A los fines de esta Recomendación, el término "cooperativa" designa una asociación autónoma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común a través de una empresa de propiedad conjunta, y de gestión democrática.
 
3. Debería alentarse el desarrollo y el fortalecimiento de la identidad de las cooperativas basándose en:
 
     a) los valores coperativos de autoayuda, responsabilidad personal, democracia, igualdad, equidad y solidaridad, y una ética fundada en la honestidad, transparencia, responsabilidad social e interés por los demás, y
 
    b) los principios cooperativos elaborados por el movimiento cooperativo internacional, según figuran en el anexo adjunto. Dichos principios son los siguientes: adhesión voluntaria y abierta: gestión democrática por parte de los socios; participación económica de los socios; autonomia e independencia: educación, formación e información; cooperación entre cooperativas, e interés por la comunidad.
 
4. Deberían adoptarse medidas para promover el potencial de las cooperativas en todos los países, independiente de su nivel de desarrollo, con el fin de ayudarlas y a sus socios a:
   
     a) creaar y desarrolar actividades generadoras de ingresos y empleo decente y sostenible;
 
     b) desarrolar capacidades en el campo de los recursos humanos y fomentar el conocimiento de los vamlores del movimiento cooperativo, así como de sus ventajas y beneficios, mediante la educación y la formación;
 
    c) desarrollar su potencial económico, incluidas sus capacidades empresariales y de gestión;
 
    d) fortalecen su competitividad y acceder a los mercados y al financiamiento nstitucional;
 
    e) aumentar el ahorro y la inversión;
 
    f) mejorar el bienestar social y económico, tomando en cuenta la necesidad de eliminar todas las formas de discriminación;
 
    g) contribuir al desarrollo humano durable, y
 
    h) establecer y expandir un sector social distintivo de la economía, viable y dinámico, que comprenda las cooperativas y responda a las necesidades sociales u económicas de la comunidad.
 
5. Debería alentarse la adopción de medidas especiales que capaciten a las cooperativas, como empresas y organizaciones inspiradas en la solidaridad, para responder a las necesidades de sus socios y de la sociedad, incluidas las necesidades de los grupos desfavorecidos, con miras a lograr su inclusión social.
 
II. Marco político y papel de los gobiernos
 
6. Una sociedad equilibrada precisa la ecistencia de sectores públicos y privados fuertes y de una fuerte sector cooperativo, mutualista y otras organizaciones sociales y no gubernamentales.
Denrtro de este contexto, los gobiernos deberían establecer una política y un marco jurídico favorables a las cooperativas y compatibles con su naturaleza y función, e inspirados en los valores y principios cooperativos que se enuncian en el párrafo 3, con miras a:
 
    a) establecer un marco institucional que permita proceder al registro de las cooperativas de la manera más rápida, sencilla, económica y eficaz posible;
 
    b) promover politicas destinadas a permitir la creación de reservas apropiadas, que en parte por lo menos podrían ser indivisibles, así como fondos de solidaridad en las cooperativas;
 
    c) preveer la adopción de medidas de supervisión de las cooperativas acordes con su naturaleza y funciones, que respeten su autonomía y sean conformes con la legislación y la práctica nacionales y no menos favorables que las medidas aplicables a otras formas de empresas y de organización social;
 
    d) facilitar la adhesión de las cooperativas a estructuras cooperativas que respondan a las necesidades de los socios, y 
 
    e) alentar el desarrollo de las cooperativas como empresas autónomas y autogestionadas, en especial en los ámbitos donde las cooperativas han de desempeñar una papel importante o donde ofrecen servicios que, de otra forma, no existirían.
 
 7.1) La promoción de las cooperativas, guiada por los valores y principios enunciados en el párrafo 3, debería considerarse como uno de los pilares del desarrollo económico y social nacional e internacional.
 
7.2) Las cooperativas deben beneficiarse de condiciones conformes con la legislación y la práctica nacionales que no sean menos favorables que las que se concedan a otras formas de empresa y de organizacón social. Los gobiernos deberian adoptar, cuando proceda, medidas apropiadas de apoyo a las actividades de las cooperativas que respondan a determinados objetivos de politica social y pública, como la promoción del empleo o el desarrollo de actividades en beneficio de los grupos o regiones desfavorecidos. Estas medidas de apoyo podrían incluir, entre otras y en la medida de lo posible, ventajas fiscales, créditos, subvenciones, facilidades de acceso a programas de obras públicas y dispociones especiales en materia de compras del sector público.
 
7.3) Debería prestarse especial atención al incremento de la participación de las mujeres en el movimiento cooperativo en todos los niveles, en particular en los de gestión y dirección.
 
8.1) Las politicas nacionales deberían, especialmente:
 
    a) promover la aplicación de las normas fundamentales del trabajo de la OIT y de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, a todos los trabajadores de las cooperativas sin distinción alguna;
 
    b) velar por que no se puedan crear o utilizar cooperativas para evadir la legislación del trabajo ni ello sirva para establecer relaciones de trabajo encubiertas, y luchar contra las seudo-cooperativas, que violan los derechos de los trabajadores, velando por que por que la legislación del trabajo se aplique en todas las empresas;
 
    c) promover la igualdad de género en las cooperativas y en sus actividades;
 
    d) promover la adopción de medidas para garantizar que se apliquen las mejores prácticas laborales en las cooperativas, incluido el acceso a la información pertinente;
 
    e) desarrollar las competencias técnicas y profesionales, las capacidadesempresariales y de gestión, el conocimiento del potencial económico, y las competencias generales en materia de politica económica y social de los socios, de los trabajadores y de los administradores, y mejorar su acceso a las tecnologías de la información y la comunicación;
 
    f) promover la educaación y la formación en materia de principios y prácticas cooperativos en todos los niveles apropiados de los sistemas nacionales de enseñanza y formación y en la sociedad en general;
 
    g) promover la adopción de medidas relativas a la seguridad y salud en lugar de trabajo;
 
    h) proporcionar formación y otras formas de asistencia para mejorar el nivel de productividad y de competitividad de las cooperativas y la calidad de los bienes y servicios que producen;
 
    i) facilitar el acceso de las cooperativas al crédito;
 
    j) facilitar el acceso de las cooperativas a los mercados;
 
    k) promover la difusión de la información sobre las cooperativas, y
 
    l) tratar de mejorar las estadísticas nacionales sobre las cooperativas, con miras a su uso en la formulaci´ón y aplicación de polkiticas de desarrollo.
 
8.2)    Estas políticas deberían:
 
    a) descentralizar hacia los niveles regional y local, cuando proceda, la formulación y aplicación de politicas y disposiciones legales sobre las cooperativas;
 
    b) definir las obligaciones juridicas de las cooperativas en ámbitos tales comoel registro, las audirorias financieras y sociales y el otorgamiento de licencias, y
 
    c) promover en las cooperativas las prácticas óptimas de administración empresarial.
 
9. Los gobiernos deberían promover el importante papel que las cooperativas desempeñan en la transformación de lo que a menudo son actividades marginales de supervivencia (a veces designadas como "economía informal") en un trabajo amparado por la legislación y plenamente integrado en la corriente principal de la vida económica.
 
III. Aplicación de las politicas públicas de promoción de las cooperativas
 
10.1) Los Estados Miembros deberían adoptar una legislación y una reglamentación especificas en materia de cooperativas, inspiradas en los valores y principios cooperativos enunciados en el párrafo 3, y revisar esta legislación y reglamentación cuando proceda.
 
10.2) Los gobiernos deberían consultar a las organizaciones cooperativas, así como a las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas, para la formación y revisión de la legislación, las políticas y la reglamentación aplicables a las cooperativas.
 
11.1) Los gobiernos deberían facilitar el acceso de las cooperativas a servicios de apoyo con el fin de fortalecerlas y mejorar su viabilidad empresarial y su capacidad para crear empleo y generar ingresos.
 
11.2) En la medida de lo posible, estos servicios deberían incluir:
 
   a) programas de desarrollo de los recursos humanos;
  
   b) servicios de investigación y asesoramiento en materia de gestion;
  
   c) acceso al financiamiento y la inversión;
  
   d) servicios de contabilidad y auditoria;
 
    e) servicios de información en materia de gestión;
    
    f) servicios de información y relaciones públicas;
    
    g) servicios de asesoramiento en materia de tecnología e innovación;
   
     h) servicios de asesoramiento jurídico y fiscal;
    
    i) servicios de apoyo al mercadeo y comercialización, y
    
     j) otros servicios de apoyo, cuando proceda.
 
11.3) Los gobiernos deberían facilitar la creación de estos servicios de apoyo. Debería alentarse a las cooperativas y a sus organizaciones a participar en la organización y gestión de tales servicios y, cuando sea posible y apropiado, a financiarlos.
 
11.4) Los gobiernos deberían reconocer el papel de las cooperativas y sus organizaciones mediante el dessarrollo de instrumentos apropiados que apunten a la creación y fortalecimiento de cooperativas a los niveles nacional y local.
 
12) Los gobiernos deberían adoptar, cuando proceda, medidas que faciliten el acceso de las cooperativas al financiamiento de sus inversiones y al crédito. Estas medidas deberían, en particular:
 
    a) permitir el acceso a préstamos y otros medios de financiamiento;
 
    b) simplificar los procedimientos administrativos, mejorar el nivel de los activos cooperativos y reducir el costo de las operaciones de préstamo;
 
    c) facilitar la creación de un sistema autónomo de financiamiento para las cooperativas, incluidas las cooperativas de ahorro y crédito, banca y seguros, y
 
    d) incluir disposiciones especiales para los grupos desfavorecidos.
 
13. Con miras a la promoción del movimiento cooperativo, los gobiernos deberían fomentar condiciones que favorezcan el desarrollo de vínculos técnicos, comerciales y financieros entre todas las formas de cooperativas, con el objeto de fascilitar el intercambio de experiencias y la participación en riesgos y beneficios.
 
IV. Papel de las organizaciones de empleadores y de trabajadores y de las organizaciones cooperativas, y relaciones entre ellas
 
14. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores, reconociendo la importancia de las cooperativas para el logro de los objetivos de un desarrollo durable, deberían proponerse, junto con las organizaciones cooperativas, vías y medios de promoción de las cooperativas.
 
15. Cuando proceda, las organizaciones de empleadores deberían considerar la posibilidad de admitir como miembros a las cooperativas que deseen unirse a ellas y ofrecerles servicios de apoyo apropiados con las mismas condiciones y cláusulas aplicables a sus demás miembros.
 
16. Debería alentarse a las organizaciones de trabajadores a:
 
    a) orientar y prestar asistencia a los trabajadores de las cooperativas para que se afilien a dichas organizaciones;
 
    b) ayudar a sus mienbros a crewar cooperativas, incluso con el objeto concreto de facilitar el acceso a bienes y servicios básicos;
 
  c) participar en comités y grupos de trabajo a nivel internacional, nacional y local para tratar asuntos económicos y sociales que tengan repercusiones en las cooperativas;
    d) contribuir a la creación de nuevas cooperativas y participar en las mismas, con miras a la creación o al mantenimiento de empleos, incluso en los casos en que se contemple el cierre de empresas;
    e) contribuir en programas destinados a las cooperativas para mejorar su productividad y participar en los mismos;
 
    f) fomentar la igualdad de oportunidades en las cooperativas;
 
    g) promover el ejercicio de los derechos de los trabajadores asociados de las cooperativas, y
 
    h) emprender otras actividades para la promoción de las cooperativas, inclusive en los campos de la educación y la formación
 
17. Debería alentarse a las cooperativas y a las organizaciones que las representan a:
 
    a) establecer una relación activa con las organizaciones de empleadores y de trabajadores y los ortganismos gubernamentales y no gubernamentales interesados, con miras a crear un clima favorable al desarrollo de las cooperativas;
 
    b) administrar sus propios servicios de apoyo y contribuir a su financiamiento;
 
    c) prestar servicios comerciales y financieros a las cooperativas afiliadas;
 
    d) promover el desarrollo de los recursos humanos de las cooperativas, es decir, de los socios, los trabajadores y el personal directivo e intervenir en dicho desarrollo;
 
    e) favorecer el desarrollo de organizaciones cooperativas nacionales e internacionales y la afiliación a las mismas;
 
    f) representar internacionalmente al movimiento cooperativo nacional, y 
 
    g) emprender otras actividades de promocion de las cooperativas.
 
V. Cooperación internacioonal
 
18. La cooperación internacional debería ser facilitada mediante:
 
    a) el intercambio de información sobre politicas y programas que hayan resultado eficaces en la creación de empleo y la generación de ingresos para los socios de las cooperativas;
 
    b) el impulso y la promoción de relaciones entre organismos e instituciones nacionales e internacionales que participen en el desarrollo de las cooperativas, con el fin de hacer posible:
 
        i) el intercambio de personal e ideas, material didáctico y de formación, metodologíasy obreas de consulta;
 
        ii) la compilación y utulización de material de investigación y de otros datos sobre las cooperativas y su desarrollo;
 
        iii) el establecimiento de alianzas y asociaciones internacionales entre cooperativas;
 
        iv) la promoción y protección de los valores y principios cooperativos, y
 
        v) el establecimiento de relaciones comerciales entre cooperativas.
 
c) el acceso de las cooperativas a datos nacionales e internacionales sobre cuestiones tales como informaciones de mercado, legislación, métodos y técnicas de formación, tecnología y normas sobre productos, y
 
d) el desarrollo a nivel internacional y regional de directrices y leyes comunes de apoyo a las cooperativas, cuando proceda y sea posible, y previa consulta con las cooperativas y las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas.
 
VI. Disposición final
 
19. La presente Recomendación revisa y reemplaza a la Recomendación sobre las cooperativas (países en vías de desarrollo), 1966.
 

Contacto

INACOOP

Sarandí 302
Montevideo - Uruguay


(+598) 2916 51 42 - 0800 - 1900

Atención al público: lunes a viernes de 10 a 16 horas

Para Prestación Coactiva: prestacioncoactiva@
inacoop.org.uy